“Las bacterias que salen de nuestros laboratorios tienen un impacto positivo en las personas y el medioambiente.” - Manuel Porcar, CEO de Darwin

23/02/2022

La cuarta revolución industrial ha supuesto la evolución del sector biotecnológico a pasos agigantados. Sin embargo, para continuar con su crecimiento, está resultando vital poner el foco en ámbitos algo más desconocidos, como el microscópico, imprescindible para mejorar los procesos, el medioambiente y la salud de los consumidores.

Sin ir más lejos, a raíz de la pandemia por la Covid-19, estas necesidades se han incrementado en mercados tan importantes como el agroalimentario, donde se empieza a recurrir al uso de bacterias con aplicaciones industriales gracias a estas investigaciones en biotecnología.

Ante este reto de dar respuesta a las necesidades de la industria a través de la investigación de bacterias naturales, Manuel Porcar decidió fundar la startup Darwin, ubicada en el Parque Científico de la Universidad de Valencia, con la que ofrece soluciones microbianas a la carta, aplicables a sectores muy diversos como la alimentación, la salud humana y animal, o el sector de la energía y el medioambiente.

Darwin ha sido una de las seis soluciones ganadoras de Santander X Global Award 2022, tras superar una preselección con más de 800 proyectos locales y enfrentarse a los 36 finalistas que representaban a España, Chile, Argentina, México, Brasil y Reino Unido. Se trata del premio global de emprendimiento universitario más importante de Banco Santander, con el apoyo de Oxentia Foundation, cuyo objetivo es fomentar la innovación desde el ámbito universitario. En concreto, Darwin ha sido una de las tres ganadoras de la categoría Accelerate, dirigida a startups tecnológicas de alto impacto en fase de aceleración y crecimiento sostenible.

Hablamos con su CEO, Manuel Porcar, que nos explica cómo nace Darwin, en qué consiste el proyecto, en qué momento se encuentra y cuáles son sus aspiraciones futuras.

Bacterias con impacto positivo en las personas y el medioambiente.

¿Cómo surge la idea de llevar la biotecnología al ámbito empresarial?

Todo empezó en el laboratorio de biotecnología en la Universidad de Valencia, donde colaborábamos con varias empresas en varias investigaciones. En ellas, tratábamos de encontrar utilidades en bacterias naturales relevantes para distintos tipos de aplicación, como la conservación de alimentos o la eliminación de compuestos tóxicos del suelo.

A partir de aquí, en 2016, participamos en un curso en el que entramos en contacto con diferentes mentores en emprendimiento que nos animaron a iniciar una aventura empresarial que pusiera en valor este trabajo. Ese mismo año, fundamos Darwin y, hasta el día de hoy, la empresa sigue utilizando de manera habitual los servicios de secuenciación, análisis químicos diversos o microscopía electrónica de las mismas instalaciones.

¿Con qué obstáculos os habéis encontrado a la hora de dar forma al proyecto?

En los primeros años, el principal obstáculo fue la búsqueda de clientes. La idea era tener un crecimiento orgánico en base a nuestra facturación para reinvertir en más personal y más equipamiento de los beneficios que obteníamos. Esto lo resolvimos priorizando esfuerzos para entender el mercado e intuir posibles necesidades que iban a surgir a corto plazo en nuestra cartera de clientes.

Por otro lado, el segundo obstáculo con el que nos encontramos fue tener una buena gestión de la empresa. Nuestro equipo es totalmente técnico, así que hemos centrado nuestros últimos movimientos en profesionalizar las áreas de gestión y planificación estratégica de la empresa.

En este sentido, ¿crees que ha afectado la pandemia al proyecto?

Afortunadamente, no ha supuesto un obstáculo para nuestro crecimiento. Gran parte de nuestros clientes pertenecen a la industria agroalimentaria, que ha tenido que innovar y producir más para satisfacer las necesidades de los consumidores.

Al mismo tiempo, nos hemos esforzado para desarrollar de manera eficaz servicios que pueden ser relevantes para la nueva situación sanitaria: plataformas para la caracterización de superficies, moléculas con capacidad viricida o sistemas de vigilancia rápida de patógenos emergentes en distintos tipos de instalaciones.

¿Qué curiosidades se pueden contar del día a día de Darwin?

Uno de los aspectos más curiosos de nuestro proyecto son los lugares en los que encontramos las bacterias más novedosas. Trabajamos aislando, caracterizando y domesticando bacterias naturales que tengan alguna aplicación industrial y, para ello, hemos de explorar los ambientes naturales y artificiales más biodiversos del planeta.

Además de los ecosistemas clásicos, como el tubo digestivo humano, aguas oceánicas o suelos, hemos encontrado bacterias productoras de moléculas antioxidantes con muchas aplicaciones en el sector de la salud en placas solares, así como otras capaces de degradar cafeína en los depósitos de las máquinas domésticas de café, por ejemplo.

¿Qué es lo más gratificante de vuestro trabajo?

En nuestro trabajo, y en la evolución de Darwin, existen dos niveles extremadamente gratificantes. Por un lado, hemos comprobado que las cepas bacterianas que hemos desarrollado han sido útiles para grandes empresas de los sectores agroalimentario y ambiental, lo que significa que las bacterias que salen de nuestro laboratorio tienen un impacto positivo en las personas y en el medioambiente.

Por otra parte, nos resulta gratificante crear valor en nuestro entorno directo: cuando empezamos en 2016, teníamos una única trabajadora en plantilla y ahora tenemos un equipo estable de 16 profesionales altamente cualificados, muchos de los cuales empezaron su carrera profesional en la empresa nada más terminar sus estudios.

Investigación de microorganismos aplicables a la industria.

Y ahora, ¿qué planes de futuro tiene Darwin como empresa?

En la actualidad, la estrategia de la empresa se basa en mantener el actual modelo de negocio en forma de servicios, pero compatibilizarlo con un modelo estable de ingresos recurrentes, explotando nuestras patentes y marcas y con la puesta a punto de colaboraciones con clientes. Al mismo tiempo, estamos actualizando el organigrama y la estructura salarial de la empresa.

¿Qué consejo darías a alguien que tiene una idea de emprendimiento?

Para garantizar la prosperidad de un negocio es fundamental la actitud. La experiencia también, y lo ideal es tener ambas, pero la experiencia sin dedicación es garantía de fracaso.

En segundo lugar, es importante invertir una cantidad de dinero suficiente para arrancar, pero que, al mismo tiempo, estemos en condiciones de perder sin afectar de forma grave a la economía personal de los promotores. Es necesario recalcular constantemente la situación de la empresa para el peor escenario y estimar cuántos meses puede sobrevivir en caso de que la facturación cayera a cero.

Por último, recomendamos mantener una importante presencia en redes sociales, en eventos y conferencias, además de participar en concursos y formaciones, fomentando el branding más que el marketing.

En tu caso, ¿qué ha supuesto para Darwin formar parte de una iniciativa como Santander X?

Hasta ahora, Darwin había tenido un crecimiento totalmente orgánico, donde la mayor parte de los beneficios se han reinvertido en material de última generación, ampliación de espacios, estrategias de mejora del equipo humano y el desarrollo de una cartera de patentes, marcas y tecnologías propias.

Sin embargo, el hecho de contar con el apoyo de Santander X resulta fundamental en la profesionalización de la empresa, sobre todo, en un momento en el que vamos a dar un salto gracias al incremento continuado de nuestro volumen de facturación. Se trata de un valioso acompañamiento a la hora de poner el foco en los productos y las líneas más competitivos de Darwin y en el replanteamiento de la estructura salarial y el modelo de negocio.

Ayudar a las personas y a las empresas a progresar es la principal misión de Banco Santander, que incluye garantizar el acceso a los productos y servicios bancarios a toda la sociedad. En este sentido, la inclusión financiera es fundamental para la reducción de la desigualdad y la creación de nuevas oportunidades

De ahí la importancia de la existencia de iniciativas como Santander X, una plataforma que pretende impulsar el talento de proyectos como Darwin, creando una red global en la que los emprendedores puedan dar visibilidad a sus proyectos, entrar en contacto con otros miembros del ecosistema Santander X y encontrar nuevas oportunidades, colaboradores y mentores que les ayuden en el desarrollo de su proyecto.

Además, Santander X entiende que la innovación no es solo cosa de los emprendedores, sino también de las personas a las que sirven sus soluciones. De esta manera, al empoderar a las empresas para que crezcan, Banco Santander está impactando directamente en las vidas y negocios de sus clientes y proporcionando nuevas oportunidades de comercialización y generación de ingresos.

Si, como Darwin, quieres dar alas a tu proyecto, consulta el portal de Santander X, donde encontrarás un amplio abanico de iniciativas de formación enfocadas en impulsar y dar visibilidad al emprendimiento.  ¡Aprovecha esta oportunidad!

CTA  Post
manuel-porcar-ceo-darwin

Manuel Porcar, CEO de Darwin

cristina-vilanova

Cristina Vilanova, Cofundadora y Directora Científica (CSO)