Cultura emprendedora para un futuro mejor

09/12/2020 | Santander X

Una de las características del mercado actual es que la competitividad es muy elevada. Aprender a trabajar en equipo, innovar y evolucionar al mismo ritmo que la sociedad es imprescindible para emprender de una forma que permita avanzar hacia un futuro mejor.

Para ello, es fundamental entender la importancia de asumir, asimilar y aplicar todos los conceptos básicos de la cultura emprendedora y dejar atrás los miedos e inseguridades que provoca el desconocimiento para así poder generar negocio. 

¿Qué es la cultura emprendedora?

La cultura emprendedora es el conjunto de valores y habilidades que permiten pensar, crear y reinventar negocios necesarios para la cotidianidad de la sociedad. Con la innovación y la generación de nuevas estrategias y conceptos, es posible crear nuevos modelos de negocio mucho más integrados en la realidad actual. La cultura emprendedora también se caracteriza por la creación de nuevas empresas que respondan a las necesidades presentes y que aporten un valor añadido al avance económico de cualquier país.

La cultura emprendedora es un concepto imprescindible que enseñar a todos los jóvenes del mundo, ya que, si lo aprenden, su futuro no tendrá barreras psicológicas que les impidan llevar a cabo sus ideas, y se reducirá el miedo a intentarlo y, por qué no, a conseguirlo.

La cultura del emprendimiento necesita alimentarse de ganas, ilusión,  tenacidad y curiosidad para poder iniciar el camino hacia el futuro, pero, sobre todo, para poder hacer frente a los obstáculos que puedan surgir en el proceso y alcanzar objetivos.

 

cultura-emprendedora-1

 

Características de la cultura emprendedora

Si tu objetivo es emprender, necesitas contar con una serie de características y capacidades que te empujen a seguir adelante hasta en los momentos más bajos. Estas capacidades, pueden ser innatas o se pueden aprender y desarrollar con formación y experiencia.

Para crecer como persona y profesional y contribuir a que el mundo sea un lugar mejor en el que vivir, es esencial trabajar en el aprendizaje y desarrollo de las características de la cultura emprendedora. El programa Explorer, impulsado por Banco Santander, puede ayudarte a iniciarte en este camino.

1. Motivación

La motivación es la clave para todo aquello que hagas en la vida. Con ganas, ilusión y confianza conseguirás poner en marcha cualquier objetivo que te propongas. 

Un ejemplo es el de Jeff Bezos, fundador de Amazon. Pese a tener el e-commerce mejor valorado del mundo, sigue ilusionado, motivado y con ganas de conseguir más. Y, como él mismo asegura, “todavía queda mucho por inventar”.

Continuamente intenta mejorar su modelo de negocio y crear otros que ayuden a las personas y que, a la vez, resulten rentables. Su próximo gran proyecto es Blue Origin, empresa que puso en marcha en el año 2000 con la intención de crear cohetes que permitan realizar viajes comerciales al espacio a un precio asequible. Pero eso no es todo, porque además quiere poder llegar a la luna, construir una base permanente y poner en marcha un servicio de mensajería similar al que tiene con Amazon.

¿Qué es lo que le empuja a luchar por un proyecto que, a simple vista, podría parecer muy complicado de alcanzar? La motivación. Porque tiene algo en lo que cree, que le gusta, que le apasiona y que está decidido a lograr.

2. Iniciativa

La iniciativa es otra de las características imprescindibles de la cultura emprendedora.

Y es que, si no pruebas de hacer aquello con lo que sueñas, nunca sabrás si lo puedes lograr. Por tanto, tener la iniciativa de intentar desarrollar tu idea es un paso que debes dar. ¿Qué es lo peor que podría pasar? Si no lo logras, al menos habrás ganado aprendizaje para afrontar tu futuro y enfocar con más claridad tu próximo proyecto.

3. Innovación y trabajo en equipo

En un mundo con tanta competencia, es imprescindible encontrar la manera de destacar entre la multitud. Para ello, el trabajo en equipo es imprescindible, porque te ayudará a encontrar soluciones innovadoras gracias a la suma de ideas y esfuerzo. Así, conseguirás marcar la diferencia, aportar nuevos y mejores conceptos y potenciar tu propio proyecto.

4. Responsabilidad

Además de las ganas, la ilusión y la motivación, hay algo que jamás debemos dejar de lado cuando llevamos a cabo un proyecto: la responsabilidad. 

La responsabilidad por lo que estamos desarrollando debe estar enfocada en la mejora, la aportación, la creatividad, y en no perjudicar a nadie, sino al contrario. Si trabajamos en nuestro proyecto es para sumar, para crear un equipo que ofrezca soluciones. Por tanto, también existe la responsabilidad de cuidar y escuchar al equipo.

Y, por supuesto, la responsabilidad con la humanidad y el medio ambiente. El programa Explorer también busca enfocar tu idea de tal forma que puedas transformarla en una solución que contribuya a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

5. Adaptación

La capacidad de adaptación es, también, imprescindible. Para ponerla en práctica hay que trabajar, analizar, observar y detectar qué es lo que ofrece la competencia, qué es lo que quiere el público, y dónde está el valor añadido que nosotros podemos aportar.

Emily Weiss, por ejemplo, es la fundadora y directora ejecutiva de la compañía de cosméticos Glossier y del blog Into the Gloss. En sus inicios, como muchos otros, aportaba consejos sobre rutinas de belleza. Pero, a través de su trabajo, consiguió observar qué es lo que se estaba ofreciendo en su sector y cuáles eran las demandas de sus seguidores, así que trabajó incansablemente en su proyecto hasta que, en 2014, consiguió sacarlo a la luz.

Hoy en día, Glossier es una de las marcas de cosméticos con mayor reputación. Está enfocada, sobre todo, en la venta digital y, año tras año, consigue mejorar la valoración de su compañía e incrementar las ganancias.

cultura-emprendedora-2

 

Desarrolla la cultura emprendedora e impulsa tu proyecto

Como ves, la cultura emprendedora es primordial para el presente y para el futuro, para generar puestos de trabajo, para avanzar y crecer como sociedad y para mejorar día a día el mundo en el que vivimos.

En este sentido, el programa Explorer está orientado a jóvenes en etapa de descubrimiento del emprendimiento que necesiten un impulso para desarrollar su proyecto. Si tienes entre 18 y 31 años y tienes en mente un proyecto que pueda ayudar a resolver problemas globales y a alcanzar los ODS 2030, Explorer puede ser un gran apoyo para ti. Durante 12 semanas trabajarás en tu propia idea de negocio para lograr convertirla en una solución financieramente sostenible y con capacidad para solucionar problemas globales.

¿Tienes un proyecto en mente que resuelva problemas globales y te gustaría hacerlo despegar? ¡Únete al programa Explorer powered by Santander X y consigue que tu idea se convierta en realidad!